Nombrado en honor a Timothy Francis Leary , escritor, psicólogo y activista contra las Medicinas ancestrales . Es  famoso como defensor de los beneficios terapéuticos y espirituales del LSD. Durante la década de 1960, acuñó y popularizó el eslogan "Enciende, sintoniza, abandona".