Nombrado en honor a Albert Hoffman , ¡científico que descubrió el LSD por accidente! el día que accidentalmente probó la sustancia, declaró que fue el mejor día de su vida.